Parábola «Esto también pasará»

Parábola «Esto también pasará»

Esto también pasará

Esto también pasará

El papel de la aceptación en la vida

En esta nueva entrada me gustaría hablar de la aceptación. A lo largo de la vida nos vemos involucrados tanto en momentos difíciles como en otros agradables y felices. Según nuestro modo de afrontamiento por una parte aprendido y por otra adquirido de forma genética, pasaremos por ellos con mayor o menor dificultad. En los momentos complicados de la vida ponemos en marcha nuestra capacidad de resiliencia, confianza, tolerancia a la fustración, entre otras características personales.

En concreto, en este cuento que os presento hoy se habla de la temporalidad de las situaciones, de que todo (tanto lo bueno como lo malo) pasa. No solamente con las cosas que catalogamos como negativas pasa esto.  Cuando estamos disfrutando de una situación positiva, esto nos ayuda a recordar que «esto también pasará» y así, podremos disfrutar más de cada instante agradable y nos sentiremos más aliviados en los momentos peores si recordamos que también es momentáneo.

Recordar que podéis dejarme cualquier comentario abajo o proponer algún tema del que os guste saber más. Si estás pensando en acudir a terapia, recuerda que mi consulta se encuentra en el centro de Madrid. Si quieres pedirme más información, puedes llamarme o enviarme un mensaje mediante el formulario del apartado «Contacto»:

Parábola «Esto también pasará» 

«Cuenta una leyenda que hace muchos años, un rey de un poderoso reino convocó a sus sabios y consejeros, y les dijo: he encargado a mis joyeros un precioso anillo, en el que deseo grabar una frase que me ayude e inspire en mis momentos desesperados. Una frase que me ayude a tomar decisiones. Una frase que me ayude cuando me sienta perdido. Una frase que me ayude a ser un Rey más justo, sabio y compasivo.

Sus asesores y consejeros, los sabios más cultos del reino, se dispusieron a escribir las frases más extraordinarias. Pero el Rey las rechazaba. No le llegaban. No eran suficiente.

Como suele ocurrir en las leyendas, apareció, de no se sabe dónde, un anciano, humilde, pero que de algún modo transmitía seguridad y sabiduría. Le dijo: Majestad, ha llegado a mis oídos que busca La Frase, La Frase que le sirva en las situaciones complicadas de la vida.

Efectivamente – contestó el Rey – ¿crees que puedes ayudarme?

Tengo la frase en este papel.

El Rey, raudo e impulsivo, se disputo a abrirlo. Pero el anciano le dijo que no podía leerla hasta que no estuviera en una situación desesperada. Sin saber muy bien por qué, pero sintiendo la certeza de que debía seguir el consejo del anciano, guardó el papel y además le ofreció al anciano ser su acompañante.

Unas semanas más tarde, el Rey se vio metido en una gran emboscada. Estaba desesperado¡¡ Huía con su corte por el bosque, tratando de escapar de quienes le perseguían. Pararon en un claro, miró al anciano, que a su vez le miraba tranquilo y confiado, y recordó el papel. Lo sacó, lo leyó. Decía:

Esto también pasará 

El desconcierto que sintió en un primer instante, poco a poco se transformó en calma y confianza. Efectivamente, eso también pasará! El Rey estaba entusiasmado. Casi de manera automática respiró profundamente, aliviado.

Gracias, gracias!! – le repetía una y otra vez al anciano. Esta es la clave, por fin!!

A lo que el anciano respondió, sonriendo, lleno de amor y compasión:

Esto también pasará.»

Lo único que permanece es el cambio.

Feliz Año nuevo

Cuando da comienzo un año nuevo, hacemos balance de cómo ha sido el año que dejamos atrás. Nos proponemos  metas y objetivos en ese nuevo año que entra. Algunos objetivos son más realistas y otros los tendremos que ir moldeando tal cual va avanzando el año a otros con más posibilidades de conseguir.

Hoy, 1 de enero de 2019, yo os quiero dedicar un texto en el que para mí se resume a la perfección todos mis deseos para vosotros.

Feliz 2019 a tod@s!

«No te deseo un año maravilloso donde todo sea bueno. Ese es el pensamiento mágico, infantil, utópico. Te deseo que te animes a mirarte, y que te ames como eres.

Suficiente amor propio para pelear muchas batallas, y la humildad para saber que hay batallas imposibles de ganar. Por las que no vale la pena luchar. Te deseo que puedas aceptar que hay realidades que son inmodificables , y que hay otras, que si te mueves del lugar de la queja, puedes cambiar.

No te permitas los «no puedo» y que reconozcas los «no quiero». Te deseo que escuches tu verdad. Que la digas, con plena conciencia de que es sólo tu verdad, no la del otro. Que te expongas a lo que temes, porque es la única manera de vencer el miedo. Que aprendas a tolerar las «manchas negras» del otro, porque tú también tienes las tuyas, y eso anula la posibilidad de reclamo.Que no te condenes por equivocarte. No eres todo-poderoso. Que crezcas, hasta donde y cuando quieras. No te deseo que el 2019 te traiga felicidad. Te deseo que logres ser feliz, sea cual sea la realidad que te toque vivir». Mirta Medici.

 

 

 

CITA PREVIA